Quien soy

Principalmente me defino como una persona a la que le encanta probar y aprender cosas nuevas. Quizás esto tenga parte de culpa y sea la principal razón por la que renuncié a tantos años formándome en el mundo de la ingeniería para lanzarme al apasionante/frustrante mundo del emprendimiento.

Cuando empecé mi formación académica, mi sueño era convertirme en un reconocido ingeniero que desarrollara su carrera profesional en una gran corporación, pero a pesar de que estudiar fuese algo que no se me diera nada mal y empezar a trabajar pronto en el mundo empresarial (en plena crisis económica), con el tiempo me di cuenta de que tenía una idea equivocada de lo que era trabajar en una empresa.

Tras una reestructuración en la empresa, gran parte del personal fuimos despedidos y me vi en la situación de empezar de nuevo en otro trabajo y acabar cansándome de él tras un tiempo o ponerme a emprender e ir aprendiendo de mis errores en el proceso.

Decidí tirarme a la piscina y sin ningún conocimiento de lo que es trabajar por cuenta ajena, me puse a buscar clientes para seguir haciendo lo que hasta ahora había hecho: colaborar en la realización de proyectos de ingeniería civil.

Durante el camino y con la idea de darme a conocer, empecé a formarme en Marketing Digital, descubriendo aquí un sector que realmente me apasionaba. Desde pequeño me encantaba la informática y quizás esto tuvo algo que ver.

Invertí gran parte de mis ahorros y del dinero que iba ganando en la realización de proyectos en formación con los mejores de ambos sectores, tanto del marketing digital (como Romuald Fons y Vilma Nuñez) como en emprendimiento.

Esto me llevó a lanzarme a crear mi propia agencia de marketing digital para el sector inmobiliario llamada Agencia MDI.

Para mí, empezar desde cero fue un proceso duro y complicado, sobre todo por la falta de conocimiento y los pasos que debía de seguir para conseguir desarrollar una idea y convertirla en un negocio real.

Por ello decidí crear este blog con el objetivo de ayudar a las personas que se encuentren en esa misma situación y quieran empezar a desarrollar su propia idea pero no sepan muy bien por dónde empezar.

Debido a mi falta de tiempo quizás no le pueda dedicar todo el tiempo que me gustaría, pero me comprometo a subir contenido de valor cada semana, tanto de mis conocimientos adquiridos durante mi formación y de mis propios fracasos, como herramientas y tácticas que a mí me funcionen y puedan ser aplicables en cualquier otro negocio.

Y recuerda siempre algo:

«No hay que ser nadie para empezar, pero tienes que empezar si quieres ser alguien»

JesúsGR